Brasil

Casinos, tragamonedas y bingo

Al hablar de Brasil, uno se imagina que el juego es algo común y popular, por ejemplo, en Río de Janeiro. Sin embargo, en 1946 todos los casinos fueron obligados a cerrar junto con todas las formas de juegos y apuestas. Esto trajo como consecuencia la aparición de un gran mercado negro y la gente continuó jugando en salas de bingo y loterías callejeras.

Gracias a la “ley Zico” de 1993 las salas de bingo fueron autorizadas a operar nuevamente, con el objetivo de recaudar impuestos destinados a los clubes sociales y deportivos.

Como consecuencia las salas de bingo comenzaron a esparcirse por todo el país, llegando a casi 1000 salas para el año 2003, y alrededor de 100 mil máquinas de juegos.

Sin embargo, esta ley no aclaraba específicamente cómo debían operar, y si a eso se le suman los escándalos de corrupción que relacionaban al bingo con mafias criminales, el gobierno brasileño se vio envuelto en una situación muy seria que incluyó sobornos al propio partido. El presidente de por ese entonces, Lula Da Silva, intentó cerrar todas las salas de bingo del país, pero por presión y disgusto del Senado tuvo que dar marcha atrás.

Luego el Comité Especial de Desarrollo Nacional aprobó un nuevo proyecto de ley el cual propone la legalización de casinos, salas de bingo, tragamonedas y del “juego animal”. En este proyecto se define qué tipos de juegos estarán habilitados en Brasil, cómo será la metodología para implementar la repartición de licencias y cómo se realizará la recaudación de impuestos sobre el juego. Sin embargo, luego de la destitución de la ahora ex – presidenta Dilma Rousseff el tema quedó en un impasse y se espera que con suerte pueda ser aplicado recién en 2017.

Conclusión: los casinos y las distintas formas de juego siguen sin estar permitidos por ley. Pero al haber un área gris en el encuadre legal, los jugadores generalmente se vuelcan al modo online y visitan casinos desde sus computadores o Smartphone, y un sitio que se está volviendo cada día más popular en la región es casinolatinos.com, que ofrece una gran variedad de juegos de casinos.

Apuestas deportivas

Como consecuencia de las leyes del juego brasileñas, las apuestas deportivas siguen estando prohibidas y la única forma de juego similar se puede encontrar a través de la lotería (ofrecido por CAIXA).

El fuerte interés por legalizar las apuestas deportivas tanto a nivel físico como a nivel online reside en que la mayoría de los clubes de fútbol deben alrededor de 1 billón de dólares en impuestos.

Juego online

A pesar de estar prohibido, los brasileños juegan alrededor de 600 millones de dólares a través de sitios online ubicados en el extranjero. Si bien se está trabajando en leyes que permitan legalizar el asunto y abrir el mercado a operadores no sólo locales sino también extranjeros, no ha habido grandes avances y permanece siendo ilegal.

Carreras de caballos y apuestas fuera de la pista

Si bien esta disciplina si es legal y está permitida desde hace mucho tiempo, los tiempos dorados entre 1950 y 1980 parecen haber quedado en el pasado y, al igual que en muchos otros países de Latinoamérica la industria parece estar cada vez más en declive.

Loterías

En Brasil el encargado de gran parte de las loterías es el mayor banco estatal, pero también están permitidas ciertas loterías estatales más pequeñas. La Lotería Federal existe desde el año 1961 bajo la modalidad de monopolio, y es el conocido banco CAIXA.

El sistema de ventas utilizado por CAIXA está perfectamente desarrollado, incluye prácticamente todo el país y el número de terminales para jugar es de aproximadamente 45 mil locales.